N’oublie pas d’où tu viens !.png

¡No olvides de dónde vienes!

Publicado en 13 noviembre 2019

Hora de lectura 4 minutos

No importa el trabajo, todas nuestras experiencias nos proporcionan algo. Allí aprendemos nuevas prácticas, conocemos gente interesante, aprendemos a ser profesional y, sobre todo, aprendemos a conocernos. Y aunque la experiencia no se desarrolló exactamente como se esperaba, aprender de sus errores es también un aprendizaje y ganar experiencia.

¡Y eso válido para todos los trabajos!  Enfermero, community manager, cajero, comercial, diseñador de construcción, pastelero, mesero, preparador de pedidos, etc.…

En un mercado laboral que se acelera y se transforma, se plantea cada vez más una pregunta: después de una reorientación profesional, ¿cómo realzar las experiencias anteriores en ámbitos diferentes?

Por ejemplo, ¿cómo puedo explotar 7 años de trabajo en una óptica en una entrevista para un primer trabajo como desarrollador web?

La respuesta puede sorprender, sin embargo... ¡ese es precisamente tu poder!


Te explico ;)


Haz de tu reorientación una ventaja (¡empezando por convencerte a ti mismo!)

Siempre es muy difícil recomenzar de cero sintiéndose legítimo en lo que hacemos.

Tuve una conversación con Sylène, antigua enfermera que se reorientó como desarrolladora web, quien me explicó:

“Sabía que tenía que dejar de ser enfermera, me aburría. Tenía que cambiar de empleo. Necesitaba encontrar algo que me permitiera evolucionar y aprender cosas nuevas constantemente. ¡Eso explica lo del desarrollo web! Mi experiencia como enfermera me permitió tener un sentido de lo urgente y trabajar en equipo. Pero también a nunca rendirme y siempre seguir adelante. Son habilidades valiosas que uso a diario en mi nueva profesión. 

Sentirme legítima como desarrolladora no fue fácil al principio, hubieron grandes momentos de dudas pero siempre interrumpidos por éxitos en mi programación. ¡Y supe, supe que este trabajo era para mí! Mi primera gran victoria: ¡recibir un mensaje en LinkedIn la noche del último día de la formación y después de varios meses de búsqueda! ¡Ahora hago prácticas en AudioWizard y estoy completamente feliz como desarrolladora junior! ”

Si deseas reorientarte y sigues preguntándote ¿qué podría ayudarte a seguir adelante con tu nuevo proyecto? La respuesta es: ¡Saber que no estás solo en este lío!

Conversa con gente que ha tenido éxito en su reorientación profesional, ellos siempre darán buenos consejos, y sobre todo, te entienden, sabrán guiarte y hacerte sentir mejor.


Si te reorientas en el desarrollo web, puedes leer por ejemplo los testimonios de Wilders aquí.


Identifica las habilidades que has adquirido

Cuando comienzas tu reorientación, debes hacer una evaluación de cada una de tus experiencias para identificar tus habilidades características (relacional con la clientela, gestión de proyectos, buena comunicación, gestión de un presupuesto, etc.). Cuando estés buscando un puesto o clientes para tu nueva actividad, es precisamente eso lo que te va a diferenciar de los otros candidatos.

He aquí algunos ejemplos para ayudarte a empezar:

  • ¿Fuiste manager durante diez años en McDonald’s? así que tienes sin duda: un sentido de la organización, de la dirección, de la gestión del equipo, de la comunicación, y sobre todo de la relación con el cliente. Si tú administrabas la recepción de las mercaderías, eso  te ayudará a gestionar la recepción y la implementación de un proyecto web para tu futura empresa.
  • ¿Eras proyeccionista de cine? eres probablemente organizado y puntual,  metódico, vigilante y prudente y sobre todo curioso: te mantienes informado de las evoluciones técnicas de la profesión.

Destaca los argumentos correctos

Ahora que has identificado las habilidades que has adquirido, vas a tener que pensar en las que te serán útiles en tu nuevo trabajo.

Piensa bien y prepara tus argumentos: haz las conexiones entre tus misiones antiguas, con tus conocimientos, etc…

Muestra que sabes de lo que hablas y no te avergüences de tu trayectoria, te ha traído hasta aquí, es por alguna razón ;)

Recuerda lo que te diferencia de un joven estudiante egresado del segundo año de máster en desarrollo es ante todo tu MA-DU-REZ profesional. ¡La reorientación profesional tiene muchas ventajas, te toca a ti destacarlas!



¡Así que retoma confianza en ti mismo, tómate un tiempo para resaltar todas esas habilidades que has adquirido y que harán feliz a tu futuro empleador!



¡A SUS MARCAS, LISTOS, PROGRAMEN!!!