¿Cuál es el camino de la educación para los jóvenes de hoy?

¿Cuál es el camino de la educación para los jóvenes de hoy?

Publicado en 23 diciembre 2019

Hora de lectura 5 minutos

En Francia, los jóvenes que salen del instituto a menudo tienen dificultades para orientarse.

Para resumir, varios años de reformas de la enseñanza superior y del sistema de la educación profesional han dividido progresivamente a los jóvenes en dos:

  • los que quieren (y pueden) continuar con estudios superiores como la universidad, el BTS, el DUT, las escuelas de (comercio, ingenieros, especializadas…),
  • y los que eligen la vía profesional, generalmente en formatos más cortos. En general, estos últimos desean integrarse rápidamente en el mercado laboral.

Así pues, ¿quiénes son estos jóvenes que no quieren o no pueden hacer estudios prolongados?


Fracaso escolar/entorno desfavorecido: ¿son los únicos interesados?

La idea de que seguir una educación profesional de corta duración está reservado a los que no desean estudiar o fracasan en la escuela, es fácil. Sin embargo, esta afirmación está parcialmente fundada. A menudo, los alumnos de las ramas profesionales han tenido dificultades durante su escolaridad. Por ejemplo, tres de cada cuatro participantes en CAP y uno de cada dos en 1er año de BEP, repitieron al menos una vez.

Según el INSEE, el 40% de los alumnos de los institutos siguen una formación profesional (aprendices o capacitación profesional). Por lo general, estos alumnos proceden de un bachillerato profesional o tecnológico. Según las cifras de la revista “El estudiante”, después de la obtención del bachillerato profesional, el 37% abandona la escuela y el 13% vuelve a la escuela para cursar estudios preuniversitarios (CAP, BEP, mención complementaria, diploma de Estado, brevete profesional, brevete de técnico o hacer el año terminal de otra serie profesional).

En la mayoría de los casos, los bachilleres que continúan sus estudios siguen un camino preestablecido y sujeto a desigualdades, ya que el origen social sigue siendo, por desgracia, un factor determinante de la trayectoria escolar. En efecto, una gran mayoría de los alumnos procedentes de las clases más favorecidas prosiguen en el instituto estudios para obtener el bachillerato general y tecnológico (87 %) y menos del 10 % continúan en una vía profesional.

En la actualidad, el entorno social y el éxito en la escuela son, por tanto, criterios determinantes en la elección de los estudios y, en particular, de las formaciones breves. En cambio, hay muchas otras razones que pueden inducir a los jóvenes a elegir los cursos de formación profesional más cortos: una voluntad de acceso rápido al empleo, una certeza sobre el oficio al que van dirigidos, o el deseo de ser formado de manera profesional práctica y menos teórica.


¿Qué campos de enseñanza se ofrecen a estos jóvenes hoy en día?

En la actualidad, la oferta de capacitación profesional se agrupa en once áreas, cinco en los servicios y seis en la producción.

El 96% de los alumnos se concentra en sólo seis áreas de capacitación:

  • tres en los servicios («intercambios y gestión», «servicios a las personas» y «especialidades plurivalentes de los servicios»)
  • y tres en la producción («mecánica, electricidad, electrónica», «transformaciones» e «ingeniería civil, construcción y madera»).

Sigue existiendo una verdadera división entre hombres y mujeres: casi nueve de cada diez niñas reciben formación en los servicios.


¿Y en qué formatos?

CAP: es el Certificado de Aptitud Profesional. Es el primer diploma profesional y el diploma insignia del artesanado.

BEP: es el Brevete de Estudios Profesionales. El BEP se prepara después de la clase de tercero en un instituto profesional o un instituto agrícola. Se integra en un bachillerato profesional de la misma especialidad.

FCIL: La Formación Complementaria de Iniciativa Local es una formación rápida y única: permite adquirir una cualificación más avanzada en un sector relacionado con el mercado local o regional.

BTS: El Brevete de Técnico Superior es un diploma nacional de enseñanza superior francés. Normalmente se prepara en dos años a partir de la obtención del bachillerato. Se trata de un diploma de nivel III.

Formación profesional/continua: La formación profesional es un aprendizaje necesario para el ejercicio de una actividad profesional. El objetivo es proporcionar al mercado laboral, personas con conocimientos técnicos actualizados. Por ejemplo, el campo del desarrollo web es un conocimiento técnico que debe actualizarse constantemente a través de formaciones innovadoras como las propuestas por la Wild Code School.


Estos diferentes formatos se desarrollan entonces en Francia y son una vía muy pertinente para algunos públicos, pero todavía se valoran muy poco en determinados ámbitos profesionales, que los consideran menos prestigiosos que las ramas generales. En efecto, la percepción del éxito en el camino de la educación profesional depende en gran medida de la percepción y de la valorización (o no) por parte de la sociedad de las profesiones en cuestión y de la percepción de la comunidad empresarial.


Caminos que conducen directamente al empleo

La vía profesional es cada vez más considerada por los alumnos y cada vez más reconocida en general. En efecto, desde el 2009 se reconoce una verdadera equidad de las vías de educación. Esta evolución permite que todos tengan la posibilidad de continuar la formación profesional sin criterios de asignación especiales y contribuye además a hacer de la vía profesional, una vía de excelencia elegida hacia el éxito y sobre todo hacia el empleo.